¿Por qué hay tanta insatisfacción con los líderes?

La irrupción de fenómenos como la innovación,  redarquía o liderazgo distribuido que de forma invisible son los que comienzan a dinamitar la conocida organización jerárquico-funcional es para algunos la muerte anunciada del liderazgo.

La peligrosa metáfora de la inteligencia colectiva donde el “cerebro organizativo” está compuesto por neuronas/personas, pero donde ninguna es especialmente importante, es la metáfora que mejor describe según muchos la disminución de la importancia que tendrá el liderazgo en las nuevas organizaciones.

No es así. El nuevo entorno empresarial requieren más liderazgo, y sobretodo, un liderazgo diferente.  Pero este nuevo liderazgo y su ausencia provoca tantas risas como sufrimiento.

 

La muerte del líder

Hay una crisis de liderazgo en la política, en las empresas, en la sociedad: hay insatisfacción con los líderes.

Ante la imposibilidad de observar en el  día a día de nuestras organizaciones el liderazgo que se desea, ante la decepción y los enormes problemas causados por esta ausencia, muchos cuando piensan en futuribles organizacionales han despojado al directivo de su rol como líder: “todos somos líderes, no necesitamos al líder”.

La irrupción del nuevo protagonismo de la innovación como la única ventaja competitiva sostenible, la necesidad de contar con la máxima creatividad, inteligencia y decisión de todas las personas frente al ahora mayor protagonismo de la decisión del directivo, la irrupción de fenómenos tecnológicos como las redes sociales, la necesidad de nuevas formas organizativas, las comunidades y un largo número de fenómenos más están alimentado la idea que en las nuevas organizaciones debemos “matar” al líder como el guía que debe señalar los nuevos destinos. Esta guía se hará de forma colectiva.

Lo cierto es que todos estos fenómenos lo único que nos anuncian es que han muerto antiguas formas de entender el liderazgo, en realidad, las organizaciones y la sociedad lo que pide a gritos es un nuevo tipo de liderazgo, mucho más complejo y difícil, pues estas formas organizativas menos estructuradas en realidad exigen más liderazgo.

Cada época necesita un tipo de líder

Lo cierto es que al hipercompetitivo entorno de mercado le da absolutamente igual como son las relaciones humanas en la empresa. Lo único que tiene es avidez de innovación de nuevos productos, de menores costes, quiere más, más y más.

Al “cruel” consumidor no le importa las relaciones humanas en tu empresa pero cada vez es más inteligente, menos fiel y si puede elegir: elegirá a quien le de más, más y más.

Sí. Las empresas que deban de competir sólo sobrevivirán si  dan más innovación. Y para ello efectivamente necesitaremos más inteligencia, más creatividad, más energía de todas, todas, las personas de la organización. Y para ello habrá que introducir organizaciones más flexibles con principios de esos que ahora se denominan 2.0.  Y habrá que dirigir profesionales de otra forma, pues queremos más, más de las personas.

No, nos servirán la fuerza de los músculos de los brazos de los empleados, tampoco nos servirá alquilar su tiempo, no nos servirá su conocimiento de rápida caducidad, querremos más. Querremos sus ideas, su creatividad, su pasión, querremos su liderazgo distribuido que sean impulsores de ideas, querremos microinnovación, que colaboren más. Si querremos más.

Pero, en la nueva Era de la innovación no todas las empresas conseguirán dar más y más.

Y además se encontrarán con un extraño fenómeno que afecta de forma radical a las personas de nuestro siglo: la importancia del trabajo como medio de autorealización personal. Las personas piensan que su vida laboral también es vida.

Estos son los nuevos retos del líder y el liderazgo deberá evolucionar como lo ha hecho hasta ahora para dar respuesta a este entorno. Y las nuevas exigencias son brutalmente más complejas que las de antes, por ello hay tanta insatisfacción entre lo que se espera y lo que se recibe.

 

Los cuatro estadios del liderazgo

El concepto de liderazgo en nuestras organizaciones ha estado siempre en evolución, en función del tipo de organizaciones que se debían gestionar y la sociedad y valores en las que se encontraban. Entender la evolución es la base para saber donde nos encontramos y por que se generá esa insatisfacción con el líder.

La evolución de lo que le pide al que “te manda” es extraña, pues es acumulativa. Se pide más, sin eliminar lo anterior. Lo que implica más exigencia y dificultad. Esta evolución se produce especialmente en función de la implicación de las personas, cuanto más queremos de las personas, cuanta más implicación requerimos más necesidad de un líder que gestione los aspectos más profundos de las emociones y el alma humana.

1-      El líder gestor

Valores: expertise, control, decisión, gestión de tiempos y resultados

Características: Se requiere alguien con experiencia, conocimientos, que optimice procesos que obtenga resultados, que sepa ejercer el poder que le da su posición con rigor y disciplina. El análisis, el control del tiempo y el orden son los valores fundamentales, la persona no es tan importante.

Referentes: Weber, Taylor, Fayol

2-      El líder gestor de personas

Valores: los resultados del directivo  se producen  través de personas, transacción, motivación

Características: Se requiere alguien que sepa obtener resultados de los demás que sepa como “rentabilizar” a las personas a su cargo, se introducen aspectos motivacionales y aspectos como la delegación el empowerment o trabajo en equipo. El aspecto motivacional aparece.

Referentes: Hersey, Blanchard, Blake, Mouton,

3-      El líder gestor de cambios

Valores: Innova, gestiona cambios, gestiona emociones personales

Características: Se requiere alguien que moviliza personas, la visión, la gestión de ideas, reta, duda, crea culturas innovadoras donde la creatividad fluye que hace avanzar su organización más rápidamente que las demás. Gestiona resistencias, clanes, crea alianzas y desafía. La parte emocional de las personas, su valores, la cultura organizativa aparecen.

Referentes: Bennis, Kotter, Goleman

4-      El líder gestor de sentido

Valores: Emociones, sueños, sentido y transcendencia

Características: Se requiere alguien que de sentido al trabajo de los demás, que de sentido al negocio, que cree de sueños, que den guías amplias en ausencia de control. El líder al servicio a los demás, como impulsor de causas y la dimensión ética cobran importancia, pues el control se hace difícil y se busca la máxima implicación personal de las personasen la comunidad, la parte más trascendente de las personas que genera la máxima motivación y compromiso aparece.

Referentes: Covey, Hamel, Ulrich.

El liderazgo causa risas y sufrimiento

El reto del directivo es muy complejo, pues como líder se le pide más que nunca y esto genera una elevada insatisfacción. Pero este debate, más que reflexión causa risa, sufrimiento y decepción en las organizaciones.

Suele generar enorme hilaridad y bromas de todo tipo cuando se habla a los directivos de liderazgo como un gestor de emociones y espiritualidad,… Todos lo sabemos lo que las organizaciones piden a sus directivos salvar los resultados del trimestre que viene, todo lo demás es un medio o no importa. Si se pide más a las personas pero los medios que se utilizan son otros…

Todavía causa más hilaridad entre los empleados cuando denominamos a sus jefes líderes y también causa bromas, pero más pesadas. Y no importa el nivel organizativo: los mandos y los propios directivos cuando se observan como empleados tienen la misma reacción al hablar de sus jefes.

Pero la emoción que genera esta ausencia de liderazgo es sufrimiento. No hay nada que se le pueda comparar, convierte el trabajo en una cárcel y el horario laboral en una pena, en una nueva esclavitud por horas, probablemente, la gestión de personas la mayor causa de depresión,…

Las personas sin importar su escala organizativa o su sueldo, se sienten no escuchados, minusvalorados,… Si es una vergüenza que las organizaciones intentamos ocultar como podemos.

Despreciamos en general el componente emocional de las relaciones laborales, minusvaloramos aspectos de sentido del trabajo, de pertenencia, de causa, de implicación,… minusvaloramos el aspecto espiritual de las personas, por que estos aspectos nunca formaron parte de las herramientas de gestión ni en la empresa, ni en la administración pública, aunque siempre estuvieron.

Pero lo más interesante de este fenómeno es que los nuevos entornos de mercado seguirán pidiendo más y más. Y sólo las empresas que consigan vincular emocionalmente, si y aunque para algunos suene ridículo, y espiritualmente, dar sentido al trabajo de las personas, conseguirán más.

El mercado no perdonará a los lentos, ni a los que no obtengan  más de sus empleados, por lo que es probable que el liderazgo deberá cambiar.

Las nuevas formas organizativas menos “ordenadas”, el nuevo entorno más complejo, las nuevas generaciones con nuevos paradigmas y valores sobre el trabajo necesitan nuevos líderes que guíen más por esos valores y principios que por “ordenes y tareas”, y esto sin duda requiere más y más liderazgo. El liderazgo no ha muerto, ha cambiado.

17 comentarios to “¿Por qué hay tanta insatisfacción con los líderes?”

  1. LIBERTO PEREDA Says:

    Aprecio tus palabras Virginio. Me ayudan a crecer y ampliar perspectivas.

    Creo que el concepto de “rango” está presente en este fenómeno de la “insatisfacción”. Los directivos, por su posición, tienen “rango”, se lo dan las personas que esperan de su sabia dirección para capear las tormentas de los mercados. No hay nada malo en tener rango, todos lo tenemos en un contexto u otro. La única limitación de tener “rango” es no usarlo o usarlo mal. Siempre sucede que si quien tiene rango, a quien se le da, lo usa mal o no lo usa, provoca malestar y descontento.

    El liderazgo posicional o jerárquico es el que está siendo objeto de las miradas más críticas. Precisamente por el mal uso del rango, probablemente ejercido de forma inconsciente. Un liderazgo que crea separación pues divide entre líderes y seguidores, entre ellos y nosotros. Una polarización que no es natural, y que las nuevas formas de auto-organización ponen en el candelero.

    Como decía John Quincy Adams: “Si tus acciones inspiran a otros a soñar más, a aprender más, a hacer más y a ser más, entonces eres un líder”. Buscar la aplicación hasta sus últimas consecuencias de esta definición, garantiza el trabajo de los directivos en los próximos cien años. La empresa en red necesita líderes que incluyan a todos y a todo.

    Saludos.

    Liberto.

  2. Jordi Cabré Says:

    Virginio, buen artículo. Te anexo una frase de Deming sobre su idea del liderazgo futuro:

    “A través de la transformación del estilo actual, el nuevo liderazgo permitirá que aflore el individuo y la potencia de la motivación intrínseca del ser humano. En lugar de rivalidad habrá cooperación en la solución de problemas comunes y como resultado mayor innovación, ciencia aplicada, … , satisfacción en trabajar y en aprender, …..”

    Jordi

  3. Antoni Monistrol Says:

    Liderazgo va ligado a resultados. Uno no es un líder si no consigue que la organización consiga los objetivos o bien no consigue que la organización piense que se pueden conseguir los objetivos.
    Los políticos actuales o bien no hay conseguido los objetivos (paro, deuda, desarrollo económico, calidad de los servicios públicos, …) o bien no transmiten que sepan como conseguirlos. La oposición ya sea por desconocimiento o por tacticismo tampoco transmiten esta capacidad.
    Los estilos dependen de las circunstancias ya sea por el nuevo perfil de colaborador o por las circunstancias generales del mercado. El nuevo perfil de colaboradores requiere mayores cuotas de participación, de información y de autogestión mientras que las actuales circunstancias del mercado requieren determinación, valentía y capacidad de asumir riesgos.
    En definitiva, desde mi punto de vista la insatisfacción con los líderes viene por no haber conseguido los objetivos, no tener un proyecto claro y creíble, tener comportamientos erráticos y no tener capacidad para asumir riesgos.

  4. Víctor Pérez Cantó Says:

    De este interesante post, me quedo con los referente al cuarto estadio del liderazgo: el de la trascendencia, el sentido y los valores. Pienso que una de las principales razones de la insatisfacción que hay con los líderes (desafección, le llaman ahora) es por el contraste que se produce tantas veces entre lo que proclaman y lo que hacen. Sostengo en mi blog que la única manera efectiva de “arrastrar” personas es mediante la congruencia entre discurso y actos (entendiendo, claro está, que el discruso en sí sea atractivo). Vamos, lo que se ha llamado siempre predicar con el ejemplo.
    Y como para mi, en el fondo, lo fundamental es lo que casi siempre se pone al final (los valores), cuando se aprecia (y eso siempre se nota) que todo lo que abunda son palabras vacías, vanas herramientas de marketing que en realidad encierran sólo un afán por el poder y por el propio beneficio, la congruencia desaparece y no hay quien se sienta atraído por ese pretendido lider (más bien, “mandamás”); esto vale en la empresa, en la política y en cualquier entorno donde se pretenda tener influencia (mejor que poder) sobre otros.
    para no alrgarme, y por si os pudiera interesar, os dejo link a un post de mi blog sobre esto que comento.
    http://addedvalues.wordpress.com/2011/06/19/liderar-con-valores/
    Saludos.

  5. Marcos Says:

    Gracias Virginio interesante aportación… En mi opinión considero el cambio como parte activa de la evolución, la cooperación es evolución, el conjunto es evolución si todos los individuos colaboran por un bien común y se sienten parte vinculante del conjunto, y en cualquier caso, la energía positiva que genera en un ente individual sensaciones tan humanas como el orgullo, el egoísmo o la prepotencia, ha de ser “acumulada” y compartida con el grupo o conjunto para un bien común, y nunca como hecho diferenciador y dominante del individuo sobre el grupo. El dicho: – soy mejor que tu, es un insulto a la inteligencia humana – . El líder a de ser consciente de que forma una parte más del conjunto, con otras cualidades y en muchos casos quizás la parte más importante para que el conjunto funcione, pero ha de entender que el conjunto le va a permitir funcionar a el también y que sin el grupo no es nadie ni nada. Digo esto porque ayer leía algo tan lógico como evidente del libro “El viaje a la felicidad” de Eduardo Punset. “La moraleja de la historia de la evolución es que sólo a través de la conservación de las especies, de la interacción o la creación de redes, y no a través de la subyugación, podremos evitar un fin prematuro de nuestra especie” ” un organismo que sólo piensa en función de su supervivencia destruirá invariablemente su medio/entorno/grupo/familia y acabará destruyéndose a sí mismo con el paso del tiempo…”. Que ejemplo más esclarecedor de lo que estamos viviendo con el Cambio Climático, los humanos nos hemos creído líderes del mundo y lo hemos maltratado hasta que nos hemos dado cuenta (la gran mayoría) de que ese maltrato nos afecta como especie. Todos somos interdependientes y es demostrable que la colaboración entre especies ha sido la causa de nuestra existencia, si desde nuestros inicios… – las bacterias- sólo hubiésen luchado por mantener el liderazgo sobre los demás organismos nunca hubiésen conseguido siquiera desarrollar una célula, o un organismo vivo formado por un conjunto de células que evolucionan hacia un futuro mejor. Ahora que sabemos tanto y estamos tan evolucionados que hasta podemos averiguar el inicio de nuestra propia evolución, considero que para llegar a un futuro mejor ha de cambiar mucho el concepto de educación del ente individual y egoísta, el concepto de líder ha de convertirse en grupo y todos deberemos tener la sensación de que funcionamos conjuntamente e interdependientemente los un@s con los otr@s. El líder será imprescindible como dinamizador o animador del grupo, pero en cualquier caso, será el animador del grupo y el grupo le ayudará a seguir animando, en beneficio del grupo!.

    Gracias. Saludos y buen verano.
    Marcos

  6. Alejandro García García Says:

    Creo que el día que se aprecie al seguidor habremos dado un gran paso. En muchos casos es mucho más meritorio ser un buen seguidor. Los segiuidores son el verdadero motor, son los que hacen al líder.

  7. Samantha Basso Says:

    Excelente y hermoso artículo Virginio! Ojalá mas jefes y “líderes” lo leyeran… estoy completamente de acuerdo contigo, las emociones de los empleados necesitan ser tomadas en cuenta, porque el “empleo” o el “trabajo”, ya no es eso, es parte integral de nuestras vidas, es la “segunda familia” con la que compartimos al menos 8 a 10 horas diarias… involucra nuestros sueños, aspiraciones, ambiciones…nuestro desarrollo personal y profesonal, y por lo mismo, creo que, asi como sólo sobrevivirán los “nuevos líderes” que aprendan la importancia que tiene en la vida del empleado, su trabajo y como éste repercute en su salud física y emocional; creo que sólo las organizaciones que promuevan un real y continuo aprendizaje, capacitación y oportunidades, que pasen a integrar una forma dinámica e interactiva como estructura organizacional, serán las que en definitiva gozarán de futuro… yo lo veo como una epidemia, o mejor aún, como un cáncer… donde las células cancerígenas van matando a aquellas que no gozan del sistema inmunológico necesario para sobrevivir, ganando así terreno en numerosos órganos del cuerpo …. los trabajadores están dejando de ser tales para convertirse en verdaderos apasionados y fans (embajadores de la marca) por la empresa, por su labor; cada vez más son “socios emocionales” de las compañías… ojalá se contagie pronto la epidemia de los nuevos líderes!

    Saludos cordiales,
    Samantha.

  8. Isabel Mora Fernández Says:

    Gracias por este artículo Virginio!. Cuándo lo estaba leyendo me hacía recordar un concepto que Alejandro Chelo pone de manifiesto en su libro “el liderazgo según Peter Pan” y que denomina “ecolíder” para definir la totalidad del ser, el hecho de buscar la felicidad allá dónde uno está, no sólo en su tiempo libre o de ocio, sino también y sobre todo en el ámbito laboral. Reivindicar ser feliz, sentirse pleno y completo en lo laboral tiene mucho que ver, bajo mi punto de vista, con lo que planteas de liderar lo emocional y lo espiritual, “la esencia del ser humano”. Creo también que ahí tenemos un largo camino, maravillo de vida y aprendizaje. Pero no sólo quienes ejercen liderazgo sino todas las personas que participamos de una organización, sea cual sea el puesto que tengamos o las funciones que debamos llevar a cabo. Me parece interesante pensar desde el punto de vista del /de la trabajador/a y de cómo yo puedo aportar a mi organización y facilitar el trabajo del liderazgo entendiendo mi desarrollo emocional, espiritual y transformacional también en mi trabajo y no hacer que ésto sólo sea posible vivirlo en personal, familiar. Me surge la pregunta ¿estamos preparados/as tanto líderes como trabajadores/as para asumir estos nuevos retos que ya son necesarios para hacer avanzar nuestras organizaciones?, ¿qué nos falta desarrollar, qué tenemos ya que nos puede alentar?. Mi labor diaria de consultora me permite entrar en la casa de mis clientes y ver que aún tenemos por delante tarea en todos los niveles, ¡cuánto margen de mejora aún por vivir!.
    Gracias nuevamente.

  9. Tomas Torres Says:

    Enhorabuena Virgilio por el artículo. Sigue asi.

  10. ofeliacoco@gmail.com Says:

    hola .muy interesante todos los comentarios ,quiero agregar que siento que lo mas importanrte es desarrollar el propio liderazgo de nuestra vida, como quien dice empezar por casa…
    Si logramos eso ,seguramente vamos a estar mas alineado con las demas personas a quien nos toca guiar, porque mas allá de una escala jerárquica ,mi función como lider es guiar ,personas.
    saludos
    Ofelia

  11. jecheverrig Says:

    Interesante recopilación,análisis y conclusiones. El líder convencional que produjo resultados en un mundo cuadriculado requerirá re-inventantarse en el nuevo contexto expresado en este articulo. El cliente caracterizado aquí, seguirá buscando mas y mas y sólo los líderes y equipos centrados en su satisfacción y la satisfaccion del equipo podrán competir en forma sostenible.

  12. Ignasi Villalobos (@i_villalobos) Says:

    Especialmente interesante la reflexión sobre el sufrimiento que genera la ausencia del liderazgo y la facilidad de burla que genera.
    Nuestro estilo de liderazgo forma parte de nuestra forma de ser, y difícilmente podremos adaptarlo a las necesidades cambiantes de la compañía.
    Llegaría pues a la conclusión de que cada época requiere nuevos líderes, y las empresas deberán adaptarse renovando las personas que dirigen en función del estilo de liderazgo que convenga: más orientado a la producción sin errores (gestor), al trabajo en equipo (personas), a la creatividad (innovador/cambio) o a la trascendencia (sentido).

  13. LIBERTO PEREDA Says:

    Ignasi,

    Aprecio tu perspectiva que probablemente has construido desde tu experiencia. Tus palabras reflejan una parte de la realidad observable. Sin embargo hay otras perspectivas. En particular la que sostiene que el liderazgo es un camino, no un destino alcanzado al “nacer” y que no podemos cambiar. Desde esta última, podemos pensar que el líder, si así lo decide, puede evolucionar entre diferentes estadios y adaptarse a diferentes entornos y necesidades.

    Saludos.

  14. NAO Says:

    la gestión del kaos emocional en los tiempos que corren de titanes humanos para y por un rumbo común con sentido y motivo a la vista de la evolución y cambio constante del contexto social (empresarial indirectamente) es parte de la labor que compete al nuevo co-lider, que ante todo ha de saber mutar constantemente junto con el resto de co-lideres llegando a fletar cada uno, o tener como objetivo el ser capitán de su propio barco.

    El gestor de líderes, o de la flota tendrá que saber quedarse en un segundo plano y retirarse a tiempo para no fanatizar su posición, la ausencia de nombres propios en pos de una relación horizontal transparente es el objetivo.

    HzO

  15. Crisis total de líderes. | Basket and Talent Says:

    […] plena de crisis económica, la insatisfacción con los líderes de las organizaciones se postula como uno de los temas claves del  momento. Contra todo […]

  16. La necesidad de un liderazgo diferente | Experiencias en la gestión de personas Says:

    […] un liderazgo diferente en un post que publicó en su blog Supervivencia Directiva, y al que tituló “¿Por qué hay tanta insatisfacción con los líderes?”.  ”Las empresas que deban de competir sólo sobrevivirán si  dan más innovación -sostiene- […]

  17. La crisis como punto de inflexión para empresas y organizaciones: reinventarse o desaparecer | POIETICS Says:

    […] nueva manera manera de gestionar las personas, tanto si son clientes internos como externos (relaciones y […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: