El fin de las empresas S.A. (Sin Alma)

Esto no es una crisis, es un cambio histórico hacia la Era Digital, nos dice Don Tapscott, para él el motor del cambio es internet que actúa y nos lleva hacía esa nueva Era. Lo cierto es que además de internet hay otros motores: un cambio de valores, pero sobre todo, un incremento de la complejidad, de la incertidumbre y la competitividad, por eso prefiero hablar de la Era de la Innovación.

Quizás tú  cuando miras a tu organización debes pensar que un cambio profundo de la organización donde estás es imposible. Pero lo que es imposible es que en la mayoría de nuestras organizaciones el status quo permanezca como lo conocemos. Y el status quo cambiará por que la innovación necesita de la libertad. Y los profesionales y directivos se verán obligados  a reconvertirse en líderes transformadores, en innovadores, por que sino no serán, no sobrevivirán. Y las empresas serán diferentes serán empresas con Alma.

.

El Siglo XXI será el siglo del fin de las empresas Sin Alma (SA)

Decían que lo mejor que se le podía explicar a un licenciado recién incorporado a una empresa para que comprendiese la verdadera naturaleza de las organizaciones empresariales es que S.A. significaba: empresa Sin Alma.

En las empresas Sin Alma las personas eran lo que debía complementar lo que las máquinas y los ordenadores todavía no podían hacer. Ya que en realidad lo que se quería era una empresa perfecta donde sólo eran necesarios ingenieros que pusieran en marcha las máquinas y un financiero para calcular los beneficios. Las personas y sus emociones no contaban porque, a pesar del bonito discurso del Consejero Delegado en Navidad, las emociones no se podían recoger ni en la Cuenta de Resultados ni siquiera en el Balance.

Pero esto está cambiando y la Era de la Innovación que se caracteriza por la incertidumbre y la rapidez de los cambios necesita personas que sean capaces de cambiar con rapidez los sistemas existentes, lo que implica gestionar a las personas de una forma diferente.

En las nuevas empresas las personas deberán tener más voz, por que se necesita de la colaboración para la inteligencia colectiva, se necesita escuchar, se necesita de las ideas y aún más de las emociones de las personas.

Los profetas de la Era de la Innovación ya han anunciado el fin de las Sociedades sin Alma. Y será el fin y lo serán pero no por convicción sino por obligación.

.

Libertad no es un concepto empresarial, pero los resultados sí

¿Como afectará este cambio a las empresas? En un muy reciente estudio de Buzz un estudio realizado por la consultora Booz & Company el 52% de los directivos consultados no piensa que la estrategia de su compañía pueda conducirles al éxito. El 81% de los encuestados opina que las iniciativas de crecimiento que han desarrollado sus empresas han sido una pérdida de tiempo”¿A quien le extraña?La complejidad del entorno hace difícil determinar la estrategia. Pero si la estrategia es demasiado compleja para los directivos ¿Cómo deben actuar las empresas?

James Surowiecki en su libro de  Wisdom of Crowds nos dice  “Cuanto más poder le des a un solo individuo frente a la complejidad y la incertidumbre, más probable será que tome malas decisiones.Como consecuencia, hoy en día hay muy buenas razones para que las empresas traten de pensar más allá de la jerarquía”. ¿Será la solución que muchas personas actúen de forma inteligente, que más personas tengan voz, que las pequeñas innovaciones ….?  Eso que se ha denominado “Inteligencia Colectiva”, probablemente, esta será una parte fundamental de la solución.

Para que haya innovación el rol de las personas dentro de las organizaciones está llamado a cambiar, pasará a tener más protagonismo, será más estratégico, el liderazgo estará más distribuido, las personas tendrán más libertad. Si se quiere traducir este concepto en términos empresariales: más autonomía, más empowerment, más capacidad de asumir riesgos,… más,.. más libertad. Y esto no se hará por una firme creencia humanista en las personas, se hará por qué será la forma más eficiente de innovar. Recordemos lo que aprendimos las empresas Sin Alma: sólo interesan los resultados empresariales. Sólo por ello darán más protagonismo a las voz de las personas.

.

La Cultura Innovadora: una nueva forma de comunicación

Se necesita una nueva Cultura empresarial, una Cultura más innovadora ¿Pero como conseguirla? Humberto Maturanadefiende que la cultura es una red cerrada de conversaciones y que el cambio cultural ocurre cuando se produce un cambio de conversaciones en esa red”

Si, la Cultura es comunicación. La cultura depende de como se produce la comunicación y como se parametriza las “voces de las personas”. Por ello son tan importantes las herramientas 2.0. por que pueden facilitar, si se las deja, que las ideas y el conocimeinto fluyan, que haya colaboración que haya más inteligencia colectiva de una forma más transparente, más transversal, de una forma diferente.. Por ello, encontrarás tantos escritos hablando de la comunicación 2.0. como el nuevo reto empresarial.

Las nuevas formas de comunicación, especialmente la comunicación 2.0.,  se están alineando con la nueva necesidad de las instituciones de cambiar, de innovar. Por que la innovación es cada vez más social. Y esta es la nueva prioridad de las empresas, y por tanto de sus profesionales, especialmente, de los directivos, que son los que crean, conservan el “status quo” y. si también, lo cambian. Pero ¿Estarán dispuestos a cambiar el “status quo”? ¿Estarán dispuestos a crear más diálogo transversal y transparente? ¿A tener más en cuenta la voz de las personas para que se produzca eso que denominamos inteligencia colectiva?

Antes llamábamos inconformistas a los que que querían que las cosas se hicieran de la forma en que siempre se había hecho, si el cambio propuesto era profundo se les llamaba subversivos o revolucionarios. Pero en la nueva Era de la Innovación estos señores habrá que cambiarles el nombre. Sólo serán supervivientes en busca de resultados.

La revolución está en marcha y la mayoría de los profesionales y directivos ya han deducido que la defensa no la encontrarán mirando atrás ni en la dulce voz del pasado. Por ello la mayoría de los cambios se producirá por lo de siempre, para mantenerse en el poder o para seguir siendo profesionales, y esto hará que haya un nuevo tipo de empresas donde las personas serán “un poco” más personas, serán empresas “Con Alma”.

Tal vez con cierto escepticismo siempre he creido más en el poder de los que quieren sobrevivir que el de los revolucionarios. Ahora los profesionales y directivos tendrán que tomar el liderazgo del cambio, la mayoría  no por que quiera cambiar, quizás a la mayoría tampoco le importará demasiado si las empresas tienen alma, cambiarán  simplemente para sobrevivir. Por que el dilema es claro sobrevivir innovando o….

14 comentarios to “El fin de las empresas S.A. (Sin Alma)”

  1. jose maria Says:

    Si me permites indicarte, la noción de alma de las empresas, o la responsabilidad social corporativa ya la anotó Gilles Lipovestki, en su libro “El crepúsculo del deber”, refiere que las empresas necesitan incorporar un alma para poder avanzar. El autor explica el alma de las empresas de forma similar a como la concibes en este post.

  2. M. Cristina Cortés Says:

    Tal vez el cambio en la cultura empresarial sea posible gracias al empuje de las redes sociales, que son las nuevas fuentes de comunicación.
    Cuanto más tarden nuestras empresas en desarrollar un alma menos competitivos seremos. No hay más que ver en que situación nos encontramos.

    Un saludo,

    Cristina Cortés

  3. Alejandro Bascuñana Says:

    Excelente post!
    Sin lugar a dudas estamos entrando en una época en la que todas las personas dentro de una organización deben contar. Como bien dices la cultura de innovación se basa en este pilar fundamental que son las personas. Todas y cada una de ellas son parte de la empresa y son parte de las soluciones innovadoras que puede proporcionar. Por eso es importante el establecer herramientas y procesos colaborativos para que las ideas de todo el mundo puedan ser gestionadas de una manera eficiente. Y no solamente las ideas generadas dentro de las organizaciones sino también aquellas que lleguen de fuera.
    Definitivamente aquellas organizaciones que no sepan gestionar ese valor que suponen las personas estarán en clara desventaja respecto a otras que si lo hagan.
    Saludos

  4. Rafael Beltrán Says:

    Me siento profundamente alineado a este nuevo enfoque y como consultor organizacional desde hace mas de 20 años, he visto cambios en algunos ejecutivos e incluso en pocos con mediano poder dentro de 200 organizaciones medianas a grandes en Venezuela, Panamá, Republica Dominicana y Costa Rica. En nuestros países son muchas para no decir todas, las organizaciones sin alma que con estas prácticas están desarrollando ejecutivos y consultores (formados en estos principios), con nuevas competencias, con inteligencias multifocales que puede hacer magia de la escases, éxitos más allá de los resultados financieros y generar felicidad en comunidades de empleados y clientes. Las organizaciones Sin Alma que aun viven y vivirán en nuestros países están generando verdaderos “capitales de talento” para sobrevivir en la ERA DEL CAOS que está por venir.

  5. javier Says:

    Leer tus palabras ha sido un rayo de esperanza en mi mañana de aprendizaje del nuevo ERP de mi empresa ¿son los ERPs como las cañerías de aceite en la máquina-organización?
    Quiero creer que la innovación necesita libertad, y que esta se abrirá camino en la era de internet.
    Pero ¿qué innovación? ¿la que lanza “nuevos” productos cada 5 minutos para alimentar la máquina insostenible del crecimiento de PIB? No toda la innovación vale. Quiero creer que la innovación de las empresas sin alma tiene cada vez menos valor. Y que la innovación social, de empresas con alma seguirá creciendo en valor ¿No es interesante ver lo que pasará?
    Gracias por tu post

  6. Lluïsa Hueso Says:

    Hola Virginio,

    Al leer tu post me ha venido a la mente Julio Verne y su libro “De la tierra a la luna” publicado el año 1865 y que lo que en aquel momento parecía una quimera, 104 años más tarde se convirtió en realidad.

    ¿El contenido de tu post se hará realidad? Espero que no tarde tanto en cumplirse como el viaje a la luna que escribió Verne porque como comenta Javier, será interesante ver lo que pasa, y también espero que la innovación social de empresas con alma, sea la que realmente se produzca.

    Un saludo.

  7. Julio Aliaga Says:

    El paso de la economía tradicional a la actual, tal y como se está viendo en las empresas que están saliendo adelante con respecto a las que se están estancando se basa en varios factores (digitalización de la información, la virtualización, la molecularización , la desintermediación, la convergencia en las TIC, en la innovación, en la importancia de los consumidores, en la inmediatez de la información, en la globalización pero, sobre todo en el valor intelectual de la empresa.

    Se puede luchar contra ello, pero no se puede negar (batalla perdida).

    Mientras que la economía tradicional se basaba
    en la mano de obra, el capital y las propiedades, en la actualidad los activos claves son intelectuales como muy bien indica el artículo. Se trata de una economía basada en el conocimiento y la inteligencia.

    En 2 meses que llevo en twitter y linkedin, algo más en facebook, he aprendido 10 veces más y recopilado más información útil para mi negocio (y soy sólo yo – imaginen lo que mis empleados pueden aportar) aportado más a la comunidad y a mi imagen de negocio, que en un solo año antes de entrar en estas comunidades.

    El problema que veo es que los canales de comunicación a los que acceden los empresarios no solo no le dan la importancia que tienen las redes sociales, los conocimientos y motivación de los empleados, sino que intentan desprestigiarlas (principalmente en españa), por lo que por mucho que luchemos desde las propias redes sociales no conseguiremos un cambio.

    Hay que hacerlo desde la vida “terrenal” para que el boca a boca y nuestras experiencias lleguen a sus oidos y “prueben” aunque sea en su casa.

    Si son buenos empresarios verán la inmensidad de posibilidades, si no lo son, bueno… pues tampoco pasa nada se quedarán en empresa “Sin Alma” y veremos si Don Tapscott tenía razón (que yo creo y espero que si – lo mío además de por obligación es por convicción -).

    Un saludo y enhorabuena por el artículo,

    Julio Aliaga

  8. Coaching Barcelona Guy Says:

    Se dice que el Alma de una empresa son sus personas. Pero en realidad, el alma de la mayoría de empresas es el dinero. Pero las empresas se han dado cuenta que situar el “dinero” en el centro no trae dinero. Por eso empiezan a situar a las personas. Pero el enfoque sigue corrupto (pues ahora las personas son un medio para conseguir ese “dinero”). Cuando las empresas empiecen a valorar las personas por sí mismas (por el placer de hacer crecer a sus empleados y clientes en un sentido material y también espiritual) entonces veremos Empresas como Dios Manda.

  9. Cada uno es el mejor embajador del social media | Memorias de salud Says:

    […] correctamente la comunicación interna. Otra cosa es que se manejara correctamente porque hay empresas sin alma en las que comunicar es un brindis más al sol y en otros casos en los que se usó la comunicación […]

  10. Julio Aliaga Says:

    Totalmente de acuerdo con “Coaching Barcelona Guy” ;).

    Es como todo, cuando hablamos con una persona y le decimos algo para llevarla a donde nosotros queremos, normalmente, la otra persona lo nota. Lo mismo con los clientes y las personas de nuestra empresa.

    Hay que hacer las cosas por convicción y no por intereses secundarios. No nos damos cuenta, sobre todo en España, que eso a medio plazo da mucho mejor resultado, incluso económicamente, que si no es así.

    Y además se es útil a la sociedad (Eso también lo tienen muy claro en otros países avanzados).

    Un saludo,

    Julio Aliaga

  11. Iván Says:

    Genial Post, muy bueno

  12. Enric Says:

    Fantástico relato el de las empsesas sin alma, cuanta razón tienes. Yo soy Director del departamento de personas de un grupo empresarial importante. Logré convencer a la Dirección que las personas no son recursos, sino la diferencia entre triunfar o morir en el intento. En este artículo en detectado sensaciones e ideas similares. Felicidades por expresarlas de esta manera

  13. María Says:

    Excelente post!!!
    Soy trabajadora de una Empresa Cooperativa, donde los valores y principios cooperativos se viven en lo cotidiano.
    De querer sobrevivir, las Empresas sin Alma, tendrán que adoptar el modelo social, preocuparse por las personas y su entorno, apuntar a una Economía Humana y Social.

    Muchas gracias!

    María


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: