Acerca de las implicaciones de la nueva palabra mágica

alarmclockTe sugiero que no te dejes llevar por las apariencias y que actúes en consecuencia y aunque veas que la palabra innovación se haya convertido en una palabra mágica cargada de esperanza no la observes desde esta perspectiva.

Verás que a menudo la innovación se presenta como la solución a todos los problemas empresariales y se apuesta por ella desde las más importantes escuelas de negocio del mundo, las grandes consultoras, la administración pública, las patronales empresariales o los sindicatos, se presenta cómo una característica amable y deseable.

Hace pocos días asistí a un almuerzo de un Consejero de Innovación el Sr. Josep Huguet (en este caso de Cataluña) en una conferencia donde se hablaba de “La Innovación, la oportunidad“. Me recordó a otras muchas conferencias que yo mismo he organizado sobre Innovación y donde el rol de los políticos autonómicos, locales o de la administración central es hablar de la Innovación de una forma positiva, como una forma de crecer y ser mejores. Un discurso que se repite prácticamente en todos los foros empresariales o académicos.

Quién sabe, quizás sea acertado este enfoque positivo. Pero, en el estadio en el que nos encontramos la innovación no debe ser presentada cómo una oportunidad, es una obligación: si no innovas, es  cuestión de tiempo, estarás muerto. Creo que en los tiempos que corren este tipo de discursos deberían ser más contundentes, para hacerlos más acordes con la realidad en la que vivimos.

No, no nos deberíamos dejar llevar por las apariencias, la innovación es la forma amable de hablar del incremento de la despiadada competencia empresarial que afecta de forma radical a nuestro rol como profesionales y directivos y a la velocidad del cambio que deben asumir nuestras empresas.

Desde una perspectiva más realista la innovación es una obligación a la cuál se debe hacer frente de forma rápida y a la cuál se debe dedicar de forma obligatoria buena parte de nuestro tiempo y energía. No tiene nada de mágica, en realidad implica una nueva forma de gestión. Desde el punto del directivo o del empresario implica muchas obligaciones, implica una nueva forma de gestionar personas, implica fomentar el espíritu emprendedor dentro de tu empresa a todos los niveles, desde el operario al mando, implica maximizar el valor de las ideas de las personas de nuestra organización, crear una nueva cultura donde sea posible replantearse de nuevo aspectos básicos del negocio. Implica también que el propio profesional, directivo o empresario deben tener un elevado compromiso con su propio desarrollo profesional, por que no sólo las empresas deben reinventarse, también lo deben hacer los profesionales. Implica crear nuevos mecanismos organizacionales que impriman rapidez a las Ideas dentro de nuestras organizaciones. Implica muchas cosas, que más que oportunidades son amenazas si no las implantas.

En la Era de la Innovación el éxito y la riqueza de un país, de una ciudad, de una empresa o de un profesional dependerán de sus Ideas y de su capacidad para hacer que estas se conviertan en realidad. Dependerá del liderazgo y del espíritu emprendedor de las personas, de su capacidad para aunar voluntades y emociones que permitan superar el miedo y crear esperanza, y que permitan que las ideas hagan viajes que conduzcan a las organizaciones y los profesionales a nuevos destinos. Este es el principal desafío de la Era de la Innovación y es nuestro reto obligatorio y urgente cómo profesionales.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: